Saltar al contenido.
Anuncios

Posts etiquetados ‘Claudio Nazoa’

Poco tiempo


Alguna vez, san Agustín se preguntó: ¿Qué es el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé; si quiero explicarlo a quien me lo pide, no lo sé.

Físicos, matemáticos, religiosos y filósofos han dedicado su existencia al misterioso tema del tiempo, pero son los físicos los encargados de explicar realmente qué es el tiempo. En lo personal, creo que no hay ser humano capaz de contestar pregunta de tal magnitud, menos yo, quien a duras penas saqué el sexto grado y de vaina sé leer la hora en el reloj. Soy osado, ignorante e irreverente, y por eso me atrevo a tratar tema de tal magnitud.

La ciencia ha comprobado que hubo un tiempo cero. Fue el microsegundo anterior al estallido del famoso Big-Bang, ocurrido, se supone, hace 15.000 millones de años. Desde ese misterioso momento, tiempo y espacio, están asociados a la presencia y a la dinámica de la materia en el universo, y yo agregaría que con él comienza la creencia de la existencia de Dios. Gracias al Big-Bang existimos. Somos polvo de estrellas, en nuestro organismo están todos los componentes físicos y químicos presentes en el gran y misterioso estallido que dio origen a todo lo que conocemos. Por eso, desde que el hombre se convirtió en un animal pensante, cualquier cosa que no entiende se la achaca a Dios.
Leer Más

Anuncios

¿Es posible hacer pipí y pupú en comunismo?


A los tiranos, tiranuelos y déspotas les encanta que los aplaudan y adulen cuando dan aburridos y larguísimos discursos.
Cuando Hitler aparecía en público, en señal de saludo y lealtad, había que levantar el brazo derecho con la palma de la mano abierta y gritar: “¡Heil Hitler!”. Quien no lo hiciera, quedaba marcado.
Cuando Stalin aparecía en público, la gente se levantaba para aplaudir. Esto podía ser eterno ya que nadie se atrevía a ser el primero en dejar de hacerlo. Los aplausos solo se detenían cuando el dictador hacia señas. Lo mismo ocurría con el sátrapa de Saddam Hussein, quien, además, cuando mencionaba a alguno de los presentes por nombre y apellido, estaba dando una orden para que lo mataran. Por su parte, Fidel Castro lanzaba discursos de hasta diez horas y sus escuchas no se movían porque sabían que, si lo hacían, los acusarían de cualquier cosa.
Kim Jong-un, en Corea del Norte, ordenó fusilar con una bala de cañón al ministro de la Defensa por dormirse en uno de sus discursos.
Según el filósofo romano Séneca, Nerón, en el año 65 d. C., obligaba a su pueblo a asistir al teatro. Cuando estaba lleno, cerraba las puertas para que nadie saliera durante su “Aló Nerón”, donde actuaba, recitaba, cantaba y bailaba. Cualquiera de los asistentes que se levantara o no aplaudiera era lanzado a los leones.

Leer Más

La historia de Próculo, Cucharólis y Putacus


Claudio Nazoa

@claudionazoa

En el pasado, la sal era valiosa y difícil de conseguir. A los romanos les pagaban parte de su trabajo con sal (salarium).

Imagino que cuando el imperio aumentaba 30% el salario, entregaba un saquito de sal 30% más grande. Sin embargo, seguramente y como ahora, en cuanto el trabajador llegaba a su casa la cuaima lo desalaba.

—Próculo, cariño, ¡lo que estamos es salaos! Hay que pagar el alquiler: ¡son 120 gramos de sal! El colegio de los niños aumentó a 320. Las clases para gladiador de Chiquitus la subieron a 150 gramos fuertes. La carreta escolar está en 170 y… Por cierto, este domingo van a echarles 50 cristianos a los leones y tú sabes cuánto ha subido el precio de los cristianos por culpa de la sal paralela… Los niños quieren ir. Consigue entradas VIP con pase para camerino para que vean el sufrimiento de cerca. Lo más seguro es que el emperador baile por la emoción. ¡Eso siempre lo hace! Y volviendo a lo de los altos costos, no te imaginas cuánto me cobraron por el último esclavo que compré en el mercado de Chacao. ¡Pagué 1/2 kilo de sal por un afrodescendiente de este tamañito! Ni que fuera el negro del WhatsApp ¡Me salió más caro que un cartón de huevos o un kilo de cebolla! Esta hiperinflación nos está matando y en este imperio, nadie hace nada…
Leer Más